This website is owned by Luisa Fernanda Gonzalez Duque. luisa@martinamoda.com

Comportamiento de la industria textil y moda en Medellín

Tres franjas conforman lo que denominamos la “Huella Regional de Antioquia”. Una economía que se fortalece presenta una mayor participación […]

ADS

Tres franjas conforman lo que denominamos la “Huella Regional de Antioquia”. Una economía que se fortalece presenta una mayor participación de las exportaciones en su franja media. En el caso del Departamento es importante anotar el alto componente de la exportación en bienes de consumo y el poco desarrollo de los intermedios. Tanto así, que las exportaciones de Antioquia están representadas en cerca de un 70% por los clusters de Alimentos y Confecciones.

La Huella Regional de Antioquia consta de 15 clusters definidos por su uso final, de la cual seleccionamos los de mayor potencial para la región por cada franja, de acuerdo a su dinamismo internacional, participación en el PIB o su capacidad para fortalecer la demanda local.


Aunque actualmente los clusters de alimentos/ bebidas, vivienda y textil/ confección son los de mayor peso en la región, es necesario trabajar de manera urgente en entender, organizar e impulsar las actividades, que al lado de otros servicios importantes como la financiación, ingeniería civil, comercio y desarrollo de software, se constituyen en lo que hemos llamado la Plataforma de Apoyo para el Desarrollo Empresarial de Antioquia y que han ganado participación en el PIB, toda vez que pasaron de representar el 34% en la década del 60 a más del 50% en la presente década.

Es de resaltar además, que presentan características fundamentales para que una región haga parte de la economía global, como son:

• Son susceptibles de atraer inversión extranjera.
• Fortalecen los mercados locales.
• Dinamizan el mercado de capitales
• Presentan alto componente de valor agregado.
• Crean y transfieren tecnología y conocimiento.

Dinamizan y especializan la actividad manufacturera.

El cluster textil/confección es particularmente desarticulado, donde sobresale la actividad de la confección por su dinamismo frente a otras importantes al interior del cluster. De todas maneras, es de rescatar que los macroclusters de Alimentos, Confecciones y Vivienda, tradicionalmente fuertes en la región, representan cerca del 85% de las exportaciones, el 30% del empleo y el 22% de las ventas en Antioquia. Confecciones en Antioquia en el área de las confecciones encontramos inmensas posibilidades para tres líneas específicas en Antioquia, como son: ropa interior femenina, ropa de niño y ropa formal para hombre.

Estos rubros presentan un gran dinamismo exportador, diseños novedosos, incorporación tecnológica e innovación, además de una creciente demanda mundial, que los convierte en pivotes de la actividad empresarial antioqueña hacia el siglo 21. En el microcluster de Ropa interior femenina, por su parte, encontramos 1.218 empresas con $1.4 billones en activos, ventas locales por $8.4 mil millones y exportaciones por US $117 millones, discriminados de la siguiente manera:

• Fibras naturales : US $3.2 millones
• Fibras sintéticas : US $10.7 millones
• Tejidos : US $44 millones
• Hilados : US $2.3 millones
• Ropa interior femenina : US $56.4 millones

Estructura del sector textil colombiano
La industria textil colombiana ha sido determinante en el desarrollo industrial del país. A su alrededor se ha construido una muy compleja y diversificada actividad manufacturera y de servicios, generando una importante contribución al crecimiento económico, a las exportaciones y al empleo durante más de 80 años.

No obstante, ha venido experimentando una desaceleración en el crecimiento durante la presente década, especialmente a partir de 1992, hecho este que está estrechamente relacionado con la pérdida de participación en el mercado interno por efecto de la apertura económica, las prácticas desleales de comercio y el contrabando abierto.

Como los factores de mayor incidencia en esta situación, sobresalen la falta de una infraestructura aduanera adecuada y la presencia de dineros ilegales que abarataron las importaciones, dificultando la competencia del producto nacional en el mercado local. Unido a lo anterior, se tiene la existencia de extracostos a la producción textil nacional frente a los niveles internacionales que impiden su plena competitividad y los cuales son generados por factores tanto exógenos como endógenos al ámbito empresarial.

Entre los temas que conforman la agenda permanente y abierta a través de la cual el sector privado pretende impulsar sus estrategias de cambio y crecimiento, al interior del sector tenemos: el financiamiento, la productividad, el comercio exterior, el desarrollo tecnológico, el Sistema Nacional de Diseño, la gestión aduanera y la promoción de las exportaciones.

La necesidad del Acuerdo se hace más evidente cuando observamos que, según cifras de la Asociación Colombiana de Productores Textiles (Ascoltex), se tiene que la producción nacional de algodón pasó de 147.000 toneladas en 1991 a sólo 35.000 toneladas en 1998, lo cual muestra a las claras el déficit en la producción de la fibra de cara a satisfacer la demanda interna. Así mismo, se tiene que entre el sector textil- confecciones se han perdido más de 20.000 empleos directos desde 1995, año en el cual se acentuó la crisis del sector textil nacional.

Con un ingreso percápita de US$ 2.200/año, el consumidor colombiano gasta un 9% en vestuario y calzado. El 7% corresponde a vestuario únicamente. Este consumidor otorga mayor valor a las cualidades intrínsecas de la prenda y a la moda, antes que a la calidad.




© 2011 - 2015 Martina Moda S.A.S - Política de Privacidad | ¡Hispanic vote!